¿Olvido su contraseña? Registrarse

Menu

Biconcilina® S puede administrarse por vía IM cada 3 h. O mejor aún, por vía IV en forma de bolos o en infusión continua. En los adultos, la dosis diaria mínima, para la mayoría de infecciones severas es de 5 millones de U.I de Biconcilina® S. En ...

Biconcilina® S puede administrarse por vía IM cada 3 h. O mejor aún, por vía IV en forma de bolos o en infusión continua. En los adultos, la dosis diaria mínima, para la mayoría de infecciones severas es de 5 millones de U.I de Biconcilina® S. En las infecciones graves como meningitis, tétanos o bacteremias puede utilizarse hasta 20-30 millones de U.I./día de Biconcilina® S. En niños, 50.000-250.000 UI/kg de peso/día, de acuerdo al tipo y severidad de la infección, administrada diluida y en infusión durante 15-30 minutos. Preparación de la solución acuosa: Añadir al frasco que contiene el polvo de penicilina G el diluyente contenido en la ampolla. Agitar vigorosamente el frasco hasta obtener una solución de aspecto transparente. Para uso IV en infusión continua debe preferirse solución isotónica de cloruro de sodio o solución dextrosada al 5%. La penicilina G se inactiva rápidamente en presencia de carbohidratos con pH alcalino. Las soluciones preparadas pueden guardarse en refrigeración hasta por 8 días sin una pérdida significativa de potencia. Mantenidas a temperatura ambiente son estables hasta por 24 horas.

Agregar a interacciones medicamentosas

Rubros de la IPPA

COMPOSICIÓN: Frasco ampolla de 5´000.000 UI de penicilina G sódica cristalina.

La Biconcilina® S corresponde a la penicilina G sódica cristalina. Se presenta en forma de polvo estéril que debe disolverse en vehículo acuoso para obtener una solución límpida y transparente. La Biconcilina® S puede administrarse por vía IM o IV.

Indicaciones: La Biconcilina® S está indicada en el tratamiento de infecciones causadas por gérmenes sensibles a la penicilina G; se exceptúan las cepas productoras de penicilinasa, como sucede con algunas variedades de estafilococos y ciertos gram-negativos. La Biconcilina® S es útil en los casos de infecciones severas que requieren altas concentraciones plasmáticas de penicilina G, como en las infecciones por gram-positivos: neumonía (producida por neumococos o estafilococos susceptibles), bacteremia, empiema, ántrax, infecciones clostridiales (incluyendo tétanos), difteria, erisipela, gingivitis o faringo-amigdalitis de Vincent. Entre las infecciones por gram-negativos se menciona a la gonorrea y sus complicaciones (artritis, endocarditis) así como a la meningitis meningocócica. También es útil en casos de sífilis y para la prevención de endocarditis bacteriana.

Contraindicaciones: Pacientes con antecedentes de hipersensibilidad a las penicilinas y/o cefalosporinas.

Reacciones adversas: La penicilina es poco tóxica; pero en cambio posee un alto poder de sensibilización. En efecto, las reacciones indeseables más frecuentes son las de hipersensibilidad que a su vez pueden ser graves o moderadas. Entre las primeras el shock anafiláctico, asma bronquial y edema angioneurótico; estas reacciones requieren tratamiento de urgencia y contraindican el uso de penicilinas o cefalosporinas. Entre las reacciones moderadas se mencionan la urticaria, diversas formas de erupciones dérmicas, erupción maculopapular y un síndrome parecido a la enfermedad del suero que se identifica por alza térmica, edema, artralgias y postración general. Estas complicaciones pueden ser controladas con antihistamínicos y, de ser necesario, con corticosteroides. Menos frecuentemente se han observado ciertas discrasias sanguíneas como anemia hemolítica, leucopenia y trombocitopenia. Cuando se usan altas dosis por vía IV existe el riesgo de que aparezcan signos de compromiso renal (nefritis intersticial) y, por otra parte, insuficiencia cardiaca congestiva, debido al alto contenido de sodio. Otras reacciones indeseables que se observan en los pacientes tratados por sífilis es la reacción de Herxheimer y la paradoja terapéutica. La penicilina, en virtud de su efecto irritante, produce dolor luego de la administración IM o flebitis cuando se usa en forma repetida la misma vía IV. Asimismo, pueden presentarse superinfecciones por gérmenes resistentes al antibiótico, especialmente estafilococos productores de betalactamasa.

Advertencias y precauciones: Antes de utilizar Biconcilina® S debe investigarse cuidadosamente antecedentes de hipersensibilidad a los beta lactámicos (penicilinas, cefalosporinas) u otros alergenos, en estos casos el uso de Biconcilina® S puede desencadenar una reacción alérgica grave: shock anafiláctico, asma bronquial o edema angioneurótico. Estas complicaciones requieren tratamiento de urgencia a base de vasoconstrictores (epinefrina), glucocorticoides y oxigenoterapia. Cuando se utiliza penicilina G por tiempos prolongados o en dosis elevadas por vía IV (10 millones de U.I. o más) debe evaluarse cuidadosamente la función cardiovascular, renal y hematopoyética; eventualmente pueden producirse disbalances electrolíticos en virtud del contenido de sodio relativamente alto cuando se usan altas dosificaciones (aproximadamente 2 mEq de sodio por millón de unidades de penicilina G).

Presentaciones farmacÉuticas: Biconcilina® S. Frasco ampolla conteniendo 5’000.000 de penicilina G sódica. Incluye ampolla de disolvente, caja por 2.

Laboratorios Life

Casilla 17-01-0458

Quito, Ecuador