¿Olvido su contraseña? Registrarse

Menu
Frasco ampolla

La Biconcilina® C debe administrarse exclusivamente por vía IM profunda en el cuadrante supero-externo de la región glútea. En neonatos, lactantes y niños pequeños debería preferirse la parte anterolateral del muslo en su tercio medio. Cuando la ...

La Biconcilina® C debe administrarse exclusivamente por vía IM profunda en el cuadrante supero-externo de la región glútea. En neonatos, lactantes y niños pequeños debería preferirse la parte anterolateral del muslo en su tercio medio. Cuando la administración es repetida debe alternarse el sitio de la inyección. Realizada la punción y antes de administrar la Biconcilina® C debe efectuarse una aspiración con la jeringuilla; en el caso de que se observe sangre o cambio de color del contenido no debe inyectarse el mismo. Debe escogerse otro sitio y repetir la maniobra con idénticas precauciones. Las dosificaciones recomendadas son las siguientes: Adultos: un frasco de Biconcilina® C de 1’000.000 de U.I. cada 24 horas. Un frasco de Biconcilina® C de 4’000.000 de U.I. cada 12 horas. Niños: Dosis convenientemente reducidas según la edad. Mayores de 10 años: la mitad de la dosis del adulto. Entre 5 y 10 años, la cuarta parte de la dosis del adulto. Menores de 5 años y lactantes: 20.000 a 40.000 U.I. de penicilina clemizol por kilo de peso y por día. Preparación de la suspensión acuosa: Añadir al frasco que contiene el polvo de penicilina clemizol el diluyente contenido en la ampolla. Agitar vigorosamente el frasco hasta obtener una suspensión homogénea de color blanquecino. Inyectar exclusivamente por vía IM profunda con las precauciones antes señaladas.

Agregar a interacciones medicamentosas

Rubros de la IPPA

COMPOSICIÓN: La Biconcilina® C pertenece al grupo de penicilinas de depósito con tiempo de acción prolongado (12-24 h). Corresponde a la penicilina clemizol y se presenta en forma de polvo estéril que debe disolverse en vehículo acuoso para obtener una suspensión estabilizada. La Biconcilina® C debe administrarse exclusivamente por vía IM profunda. La Biconcilina® C de 1’000.000 U.I. contiene únicamente penicilina clemizol; en cambio, la de 4’000.000 asocia penicilina G sódica cristalina (3’600.000 U.I.) con 400.000 U.I. de penicilina clemizol, constituyéndose de esta manera en una penicilina bifásica que permite lograr concentraciones plasmáticas iniciales elevadas y mantener luego tales concentraciones con la penicilina clemizol.

Indicaciones: La Biconcilina® C está indicada en el tratamiento de infecciones causadas por gérmenes sensibles a la penicilina G; se exceptúan las cepas productoras de penicilinasa, como sucede con algunas variedades de estafilococos y ciertos gramnegativos. La Biconcilina® C es útil en los casos de infecciones severas o moderadas que requieren concentraciones plasmáticas elevadas de penicilina G. Está especialmente indicada en las infecciones estreptocócicas del grupo A (con o sin bacteremia) localizadas en el tracto respiratorio superior, piel o tejido celular subcutáneo; en la escarlatina y erisipela; en las neumonías y otitis media producidas por neumococos.

Contraindicaciones: Pacientes con antecedentes de hipersensibilidad a las penicilinas y/o cefalosporinas.

Advertencias y precauciones: Antes de utilizar Biconcilina® C debe investigarse cuidadosamente sobre antecedentes de hipersensibilidad para antibióticos beta lactámicos (penicilinas, cefalosporinas) u otros alergenos, en estos casos el uso de Biconcilina® C puede desencadenar una reacción alérgica grave: shock anafiláctico, asma bronquial o edema angioneurótico. Estas complicaciones requieren tratamiento de urgencia a base de vasoconstrictores (epinefrina), glucocorticoides y oxigenoterapia. La administración de penicilina clemizol intraarterial inadvertida o, inclusive, en áreas adyacentes a grandes arterias puede ocasionar daños vasculares y neurológicos de alguna intensidad y que pueden tener el carácter de permanentes.

Reacciones adversas: La penicilina es poco tóxica; pero posee un alto poder de sensibilización. En efecto, las reacciones indeseables más frecuentes son las de hipersensibilidad que a su vez pueden ser graves o moderadas. Entre las primeras se citan el shock anafiláctico, asma bronquial y edema angioneurótico; estas reacciones requieren tratamiento de urgencia y contraindican el uso de penicilinas o cefalosporinas. Entre las reacciones moderadas se mencionan a la urticaria, diversas formas de erupciones dérmicas, erupción maculopapular y un síndrome parecido a la enfermedad del suero que se identifica por alza térmica, edema, artralgias y postración general. En virtud del contenido del clemizol (550 mg por cada 1’000.000 de U.I.) sustancia que confiere al preparado la característica de depósito y que, además, pertenece a la categoría de antihistamínicos con alto poder sedante, puede aparecer en el paciente somnolencia, sensación de cansancio y disminución de la actividad refleja. Estas manifestaciones son más evidentes en el caso de que se usen dos o más dosificaciones en el día. La penicilina clemizol, en virtud de su efecto irritante, produce dolor luego de la administración IM. Asimismo pueden presentarse superinfecciones por gérmenes resistentes al antibiótico, especialmente estafilococos productores de betalactamasa.

Presentaciones farmacÉuticas: Biconcilina® C 1’000.000. Frasco ampolla conteniendo 1’000.000 U.I. de penicilina clemizol. Incluye una ampolla de disolvente. Caja por 2.

Biconcilina® C 4’000.000. Frasco ampolla conteniendo 3’600.000 U.I. de penicilina G sódica y 400.000 U.I. de penicilina clemizol. Incluye ampolla de disolvente, caja por 2. El disolvente contiene 40 mg de lidocaína.

Laboratorios Life

Casilla 17-01-0458

Quito, Ecuador